“Hambre animada”

“Hambre animada”

COMPRAAQUI

Escrito: Daniel San Román

Hay cientos de personajes de tiras cómicas con sobrepeso. Podríamos pasarnos horas enumerándolos. Pilón de Popeye, Tobi de Lulú, Obelix de Asterix, Homero y Bart Simpson, Petter y Chris Grifin, Winnie The Pooh, Garfield, Carman de South Park, Brutus de Popeye, la oruga de Bichos, Tritón y Zeus de la Sirenita, el Oloroso Pete  y Buzz Lightyear de Toy Story, el papá de la princesa Bella, el sultán de Aladino o la malvada Úrsula de la Sirenita.

[TE PUEDE INTERESAR: FILO – PRIMER CORTE: LA HAMBURGUESA]

Mayimbú de Dragon Ball (el único y verdadero), los tres chanchitos, los siete enanos de Blanca Nieves, las 3 hadas la Bella Durmiente, B Max de Grandes Héroes, uno de los cachorros de los 101 dálmatas, el tío de Mary Poppins que cuando se reía… volaba, Olaf de Frozen, el Panda de Kun Fu Panda o Pumba del Rey León.

Porky, Pedro Picapiedra, Pablo Marmol, Patricio de Bob Esponja, Barney Gumble y el jefe Gorgory de Los Simpson, Cleveland, Fat Albert, Stimpson de Red y Stimpy, la res Heffer Wolfe de Rocko’s Modern Life, Mario Bross, Benito de Don Gato, Mali de Moana, el gato de Alicia, Dora La Exploradora o Peppa Pig.

mayimbu

Sin embargo mi personaje favorito es el oso Yogui. Él me parece el más bacán de los gordos animados porque su motivación diaria no es más que comer.  Así vive robándose la comida de los visitantes a la reserva de Yellowstone sin preocuparse de nada más. Un emprendedor nato que no se contentaba con la comida diría que le daba el guardabosques Smith sino que buscaba más (un digno caso de éxito que podría utilizar MiBanco). Así al lado de su fiel Bubú hacían tretas y artimañas para comerse todas las canastas posibles y compartirlas como dos buenos amigos. Una misión que siempre alcanzaban con el plus que los visitantes se quedaban encantados con el carisma de estos dos osos grizzly que desmitifican su característica peligrosidad a cambio de emparedados de mantequilla de maní.

Así mientras todos los personajes gordos de arriba se esmeran por llevar su glotonería a un nivel de profundidad, Yogui lo mantenía simple: hambre y punto. Un grande. Por eso a Yogui dámelo siempre menos si tenemos que ir a un buffet.


Descubre los mejores eventos

EN joinnus.com

Comentarios

comentarios