Nuestras Redes Sociales

Entretenimiento

Crónica Battles en Lima: Diversión intensificada

Publicado

el

Lo que sucedió la noche del miércoles debió ser uno de los actos más divertidos e instrumentalmente espectaculares del año.

Todo empezó con los nacionales Kinder, el quinteto subió al escenario y nos dio un set lleno de melodías nostálgicas, a veces lentas y otras rápidas. La gente empezó a mover los cuerpos y cabezas mientras su repertorio avanzaba. Recordemos que su álbum Migraciones (2016) fue elegido entre los mejores discos de math rock en varios países y entre los 10 mejores del Perú. La noche avanzaba y llegó un punto donde la gente resultó muy conmovida con una canción: “Simple 7”, la ejecución, pasión y corazón que le pusieron los chicos hizo que el respetable estallara en palmas y gritos. De lo mejor que se ha visto en estos lares.

Tras la excelente performance de los peruanos, sería el turno de Battles. Ahora presentados como un dúo; John Stanier trasladó su set de batería al ras del escenario con ese característico crash a gran altura, lo propio hizo Ian Williams con sus sintetizadores, guitarra y pedales de efectos. Mientras terminaban de instalarse, el público ya empezaba con las arengas hacia la banda.

De repente, hubo un silencio repentino y sonaron los beats de “A Loop So Nice…”, inmediatamente empezó el baile descontrolado por parte de los asistentes. Pero, la cosa aumentaría con “Titanium 2 Step”, último single de su disco Juice B Crypts que saldrá este 18 de octubre.

Foto: @danielhg90

El tercer tema sería “The Yabba” de su tercer disco La Di Da Di, para este momento el público y la banda ya estaban entregados uno con otro; una bomba total este tema con diferente ritmos que nos hicieron mover el esqueleto de la manera más extravagante posible. Luego, de este demoledor mini set tomaron un descanso para saludar a los fans que se dieron cita en la Sala Raimondi. Siguieron los temas repasando lo mejor de su discografía, la fiesta llegó con “Ice Cream”, tema que te pone de buen humor si o si. La vibra, la fuerza y diversión que generan en vivo es increíble, todos acompañando con sus cuerpos el ritmo de los riffs desenfrenados.

Publicidad

El punto más alto de la noche fue cuando tocaron “Atlas”, el intro de batería ya anunciaba que todos entregarían sus almas en la pista. Una vez empezada las voces sampleadas, la gente gritó los coros y se formó un pogo que iba creciendo y acentuándose durante todo el recorrido de la canción. Momento memorable. 

Ian hacia el final del show y se animó a decir unas palabras, “mi español es poco, pero mi corazón está lleno de amor, los amo chicos”.

La jornada terminó con todo el local coreando “¡¡¡BATTLES, BATTLES, BATTLES!!!” La banda acto seguido se dirigió al puesto de merch donde firmaron discos, polos, se tomaron fotos e intercambiaron palabras con los fanáticos. Realmente unos tipazos.

Gracias Battles por esta noche llena de energía, desahogo, mucho baile y mucho rock. 

Foto: @danielhg90

Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad