Nuestras Redes Sociales

Trending

Día de la Historieta Peruana: 5 publicaciones emblemáticas por conocer

Publicado

el

Hoy en día, cuando escuchamos “historieta”, probablemente lo que nos viene a la mente son publicaciones extranjeras de grandes editoriales, pero pocos saben que en el Perú la ilustración gráfica periódica ha tenido una accidentada pero interesante historia. En el Día de la Historieta Peruana, te contamos sobre cinco de las más importantes publicaciones nacionales dedicadas a este arte gráfico.

El Perú Ilustrado

Luego de la Guerra del Pacífico, surgieron diversas publicaciones que, a través de la combinación de la ilustración e información periodística, un formato novedoso y accesible, contribuyeron a formar una identidad nacional ya que lograron llegar a diversas audiencias. Una de ellas, El Perú Ilustrado. Seminario para las familias, fue fundada en 1887 por el empresario ítalo-estadounidense Peter Bacigalupi. Durante los cinco años que estuvo activa, la revista difundió múltiples imágenes y contenido sobre el país, y buscó revalorar a los personajes ilustres y tradiciones peruanas, además de ser una de las primeras en publicar caricaturas.

Monos y Monadas

En 1905, apareció Monos y Monadas, creación del poeta, dramaturgo y periodista Leonidas Yerovi y del icónico ilustrador Julio Málaga Grenet. Esta revista tenía como principales protagonistas a personas del sector popular, pero se hizo famosa por sus sátiras y críticas a los políticos y demás funcionarios públicos de la época, ahora llamada “República Aristocrática”. También, contaba con las colaboraciones de personajes como el escritor y periodista Abraham Valdelomar, quien hizo varias caricaturas políticas, en especial del presidente Augusto B. Leguía.

Avanzada

Los baby boomers peruanos muy probablemente recuerdan esta revista con cariño. En algún momento, Avanzada llegó a editar 20 mil ejemplares y tuvo más de 100 números continuos. A la cabeza de este proyecto estaba  Monseñor Durand Flores, obispo del Callao, y la parte gráfica estaba a cargo de ilustradores como Juan Rubén Osorio Blanco y Hernán Bartra. La revista se vendía en los colegios y buscaba educar y formar en valores cristianos a los niños. Algunos de sus personajes como Coco, Vicuñín y Tacachito, Juan Tiburón y El Trome, trascendieron al cierre de la publicación en 1968 y se mantuvieron por décadas en el imaginario de los que fueron sus fieles lectores.

Publicidad

El Super Cholo

Este cómic fue pionero al tener como protagonista a un hombre andino. El Super Cholo era un personaje creado con el objetivo de revalorar el patrimonio cultural e histórico peruano, que se caracterizaba por tener una fuerza sobrehumana y vivir muchas aventuras junto a su fiel llama Chaccha. El Super Cholo fue la creación de Francisco Miró Quesada Cantuarias, uno de los directores del diario El Comercio, quien firmaba las historietas como Diodoros Kronos. Estas fueron la contraportada del suplemento El Dominical desde 1957 hasta 1998, y tuvo tres ilustradores: Víctor Honigman, Antonio Negreiros y Carlos Castellanos.

Carboncito

Cuando los hermanos Renso y Amadeo Gonzales lanzaron Carboncito en 2001, este era un fanzine fotocopiado de dos hojas dobladas. Ambos eran artistas autodidactas que no encontraban oportunidad para publicar sus creaciones, y nunca esperaron que su pequeño proyecto se convirtiera en un referente de la historieta latinoamericana. Por las páginas de las 20 ediciones de Carboncito, que oficialmente dejó de publicarse en 2017, han pasado notables artistas locales y extranjeros como Manuel Gómez Burns (Perú), Power Paola (Colombia-Ecuador), Marco Tóxico (Bolivia), Pablo Delcielo (Chile) y Rafael Rodríguez Pachiclón (México).

Por supuesto que existen otras publicaciones peruanas que marcaron época, como el suplemento ¡No!, del semanario , las secciones dedicadas a las ilustraciones en el tabloide Última Hora y tiras cómicas emblemáticas como El Cuy, de Juan Acevedo. ¿Conoces otras historietas peruanas? Coméntanos cuáles son tus favoritas abajo.

Publicidad

Comentarios

Publicidad

Instagram

Publicidad