Nuestras Redes Sociales

Entretenimiento

DUNE de Denis Villeneuve, ¿Es realmente tan buena? (Reseña sin spoilers)

Publicado

el

Dicen que la saga de Dune es una de las franquicias más difíciles de adaptar al cine. Quizás sea cierto, al parecer hay demasiadas cosas sucediendo a la misma vez y hay mucha información que debes procesar para comprender a fondo que es lo que está pasando en el universo Dune. Sin embargo, si te gusta la ciencia ficción o la fantasía espacial y le pones un poco de buena atención a la película; vas a disfrutar de 2 horas y 35 minutos de imágenes cinematográficas hermosas y muy buenas actuaciones que hacen que te creas completamente lo que está sucediendo.

Dune hace recordar al estilo visual de Blade Runner 2049 (el director de ambos es Denis Villeneuve), las escenas en exteriores de Rogue One (El director de fotografía es el mismo), la ansiedad que causa el ambiente tenso en Prometheus, la sensación de soledad que te llevas en Oblivion y mucho del estilo de Game of Thrones futurista en lo intrincado de las relaciones entre los personajes.

¿Qué es DUNE?

Dune es una saga de 6 libros principales escritos por Frank Herbert que empezó en 1965. Ha sido referencia para casi todo lo que conocemos en ciencia ficción, fantasía épica o fantasía espacial. Desde Star Wars, pasando por BattleStar Galáctica y terminando en Blade Runner y Game of Thrones.

Rápidamente, Dune comprende un periodo de 10, 000 años en el futuro y trata sobre los problemas intrincados de un imperio galáctico con tintes feudales. Hay casas, castas, sectas, tribus y esclavos que pelean por el control del comercio de especias que permiten entre muchas cosas la navegación interestelar, la adicción para la clarividencia entre otras aplicaciones; y además, pelean por el poder supremo. Es una muy buena mezcla de temas políticos, tramas de ambición y codicia, rollos místicos-religiosos, rebeliones y la opresión de un imperio omnipresente y omnipotente. Claro que en toda esta ensalada de tramas y sub tramas está el factor de “El elegido”, “El profeta” y “El que está llamado a”; es en sí, el viaje del héroe planteado cientos de veces en libros y películas que, sin embargo, en esta franquicia está bien llevado al extremo.

¿Qué esperar?

Muy pocas personas están familiarizadas con la obra de Herbert, autor de la saga de DUNE, por lo que para la mayoría de nosotros esta película es el primer contacto con este universo futurista. Entonces, ¿Es necesario haber leído los libros? Por el momento no. Dune está bien narrada y las tramas se van acomodando bastante bien. Es cierto que, al ser la primera película introductoria, a veces hay mucha sobre explicación, pero la mayoría de veces se agradece. En otros momentos parece que los personajes dan saltos evolutivos gigantescos en sus tramas, pero finalmente la historia es bastante sólida y se disfruta mucho.

No es una película de ciencia ficción como las que nos hemos estado acostumbrando; no hay chistes cada 2 minutos, no hay demasiada acción, el uso del CGI es el preciso y la historia está tan bien contada que te deja con ganas de ir a buscar los libros y aprender más.

Entonces, ¿Vale la pena?

Dune es bastante ambiciosa, desde un principio deja claro que es una historia que será contada en muchas partes y que te lo tienes que tomar con calma. Quizás esto sea lo que más le juega en contra; no es una película que quiera correr a contarte todo de una vez, sino que se da su tiempo y quiere que vayas entendiendo todo poco a poco. Esto hoy en día es una rareza, un unicornio; si bien es una película que se contiene a sí misma, parece invitarte a que busques más de ella en libros, análisis y porque no, en la película del 84.

Las actuaciones es uno de los puntos fuertes de la película. Timothée Chalamet es un muy buen actor que no ha tenido problema en encajar dentro del reparto de super estrellas de Hollywood como Jason Momoa (Aquaman), Rebecca Ferguson (Misión Imposible), Oscar Isaac (Star Wars), Javier Bardem (Sin lugar para los débiles), entre muchísimos otros más. En ningún momento desentona o se siente muy ligera su actuación; tampoco sobreactúa en escenas donde sería demasiado fácil hacerlo. Es mucho más que correcto y dada su edad, creo que lo vamos a ver en innumerables películas en el futuro (esperemos que lo consideren más que a Tom Holland).

Publicidad

Pero entonces, ¿Vale o no la pena? Sí, lo vale. Pero más te vale no ver nada de nada antes de sentarte a verla. No veas los tráilers porque spoilean demasiado y anda a verla dispuesto a quedarte con ganas de mucho más.

Realmente deseo que le vaya muy bien en la taquilla a Dune, se lo merece; es un esfuerzo audaz por hacer un cine de fantasía y ciencia ficción diferente y vale muchísimo el esfuerzo.

Finalmente, es muy probable que vea DUNE un par de veces más en el cine y cuando llegue a HBO Max otras tantas, para darme cuenta de los detalles que se me han ido pasando, entender mucho más la trama y disfrutar visualmente del trabajo cinematográfico.

Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad