5 canciones de peso para alimentar nuestro ego

5 canciones de peso para alimentar nuestro ego</h1>
		<ul class="postSocial">
			<li class="itemSocialShare">
				<a href="javascript:;" class="postSocialFacebook">
					<img src="http://blog.joinnus.com/wp-content/themes/binderpro/images/facebook.png"/>
				</a>
			</li>
			<li class="itemSocialShare">
				<a href="javascript:;" class="postSocialTwitter">
					<img src="http://blog.joinnus.com/wp-content/themes/binderpro/images/twitter.png"/>
				</a>
			</li>
			<li class="itemSocialShare">
				<a href="javascript:;" class="postSocialGoogle">
					<img src="http://blog.joinnus.com/wp-content/themes/binderpro/images/google.png"/>
				</a>
			</li>
			<li class="itemSocialShare">
				<a href="whatsapp://send?text=Échale un vistazo a este evento '5 canciones de peso para alimentar nuestro ego' http://blog.joinnus.com/5-canciones-de-peso-para-alimentar-nuestro-ego/" class="postSocialWhatsapp" data-action="share/whatsapp/share">
					<img src="http://blog.joinnus.com/wp-content/themes/binderpro/images/whatsapp.png"/>
				</a>
			</li>
		</ul>

Escritor: Daniel San Román

COMPRAAQUI

La gordura no solamente ha servido para inspirar el bullying en los años escolares sino que también para provocar canciones alucinantes que no hacen más que alabar los cuerpos XXL. Así desde los británicos The Smith hasta los españoles de La Orquesta Mondragón, sobre la gordura se ha escrito en todos los idiomas y compases.

Lo bacán de las canciones de gordos es que nunca se han escrito con la intención de dañarnos sino de hablarnos bonitos, ensalzarnos, de alabar la voluptuosidad y terminar de alimentar nuestro ego.

Aquí el top 5 de las más memorables:

1. “Balada para un gordo” – Juan y Juan (1970)

Nadie recuerda con exactitud la película argentina en que apareció (“El profesor patagónico”) pero basta escuchar el coro para que todos comiencen a entonar la canción como si se hubiese metido en nuestros recuerdos con cada papa frita que hemos comido. “La pinta es lo de menos / vos sos un gordo bueno / alegre y divertido / sos un gordito simpaticón”. Sin lugar a dudas esta canción marcó la vida de todos aquellos que hoy pisan, pesadamente, los 50 años. La melodía es casi caricaturesca y la letra sencilla digna de aquellos tiempos (mucho más sencillos) donde la obesidad se consideraba un tema estético más que de salud.

2. “Ellos las prefieren gordas” – Orquesta Mondragón (1987)

Es canción es acaso una de las más representativas de la excentricidad y humor que desplegaba la agrupación española liderada por el gran Javier Gurruchaga. El título de la canción hace referencia a la película “Los caballeros las prefieren rubias” de 1953 pero resaltando la belleza amplia femenina. Si bien la melodía se caracteriza por una cadencia circense, la letra es todo un homenaje a las chicas XXL: “Ya no se llevan las delgadas /porque sus carnes secas no nos saben a nada / Ellos las prefieren muy muy gordas, gordas, gordas, super gordas, gordas, gordas y apretás”.

3. “All about the bass” – Meghan Trainor (2014)

El valor de esta canción radica en que esta vez no es un hombre alabando la gordura de una mujer sino que nace desde el mismo orgullo de una chica que defiende su talla con orgullo y actitud. “Veo que las revistas trabajan con el Photoshop / sabemos que eso no es real / vamos, deténgalo / si tienes belleza, belleza, sólo déjala lucirla / porque cada centímetro de tu cuerpo es perfecto”, recita la letra sobre una melodía recontra chiclosa. En su momento la canción despertó suspicacia de algunas feministas que afirmaron ser una propuesta prejuiciosa para con la personas delgadas (say what?) hasta que Meghan habló fuerte y dejó en claro que la escribió no pensando en “fastidiar a los flacos sino para colaborar con la autoestima de las personas con sobrepeso”. El argumento fue categórico y se comió a sus detractores.

4. “Fat Bottomed Girls” – Queen (1978)

Una canción de melodía potente (una de la pocas canciones de de Queen tocada en “drop D”) que cuenta como un niño se enamora de una mujer grande en los años pre escolares y como esta experiencia cambia su vida y lo convierte en un músico que viaja buscando sentirse igual de aquella primera vez que la vio. El valor de la canción está sin duda en la fuerza que encierra tanto en sus tonadas como en una letra que empodera la imagen transformadoras de talla grande.

5. “You are the one me, fatty” – Morrissey  (1992)

El rey de las canciones corta venas indie sorprende en esta canción alegre donde Morrissey le canta a una novia sin otra intención de dejar en claro todo su amor. No hay sobonería, no hay oda al peso, ni apapachamiento a la corpulencia, aquí simplemente estamos frente a una canción de amor para una “gordita” (fatty, en inglés) a la cual no hay que conquistar, ni recuperar sino simplemente alabar. “Tú eres la única para mí, gordita / tú eres la única que realmente, realmente amo /y me quedaré”. Un chévere Morrissey.

 


Descubre los mejores eventos

EN joinnus.com

Comentarios

comentarios