Nuestras Redes Sociales

Entretenimiento

Vicente García en Lima: Cuando baila el corazón

Publicado

el

El Centro de Convenciones Barranco ha sido invadido de pura magia y talento. Todo inició con el nacional Carlos Cruzalegui que subió al escenario únicamente con su guitarrista y percusionista anunciando que se venía una presentación muy íntima. La respuesta del público empezó desde las primeras notas de “Hoy ya no soy yo”, y es que el ritmo del cajón invitaba a la jarana, que acto seguido fue acompañado por aplausos y baile. Siguió con los temas “Las cosas por hacer”, “Esto es lo que soy”, la romántica “Quiero quedarme contigo” que empezó con un “si has venido en pareja, esta canción es para gilear cholo”. Carlos estaba muy emocionado y nos lo comentaba luego de finalizada cada canción y es que la buena vibra estaba presente.

Continuó con “Tic Tac Tac” y luego con una improvisación con el público al que pidió palabras al azar para poder armar una canción. Finalmente, cerró su presentación con el tema que está causando furor en las plataformas musicales: “Extrañaría extrañarte” coreada por los presentes y concluyendo así una presentación corta pero muy emotiva.

Siendo ya un poco más de las 9:30 PM, y con el local lleno, empiezan a oírse gritos de diferentes lados y es que los músicos vestidos con camisas de diferentes colores hacen su ingreso al escenario. Luego de instalarse cada uno con su respectivo instrumento llegó un grito ensordecedor: el triple ganador del Grammy, Vicente García toma el sintetizador y entona “Guatú”, el inicio de una noche llena de diferentes matices musicales y es que al instante suena un bombazo, el merengue de “Candela” haciendo que todo el local empiece a bailar.

La imagen puede contener: una persona, en el escenario, de pie y barba

“El Yeyo” y “El Conuco y Una Flor” serian los siguientes temas que mantendrían la fiesta hasta que “Dulcito e Coco” y sobre todo “Te Soñé” hizo que todas las gargantas griten a viva voz su melancólica letra.

Tan solo ya van 6 temas, Vicente y el público ya están entregados uno a otro. “Como has logrado” hace que todos nos abracemos y la fusión dominicana-colombiana de “Espuma y Arrecife” (tema trabajado con Los Gaiteros de San Jacinto) nos regresa a mover el cuerpo.

Publicidad

Ahora continuaría la parte experimental de la noche, “Ahí Ahí” nos hacía mover las cabezas con su trap fusionado con bachata. Terminado el tema, el cantautor dejaría el escenario y haría dueño de este a su banda que tocó un tema instrumental lleno de ritmos latinos que sería la introducción perfecta para “Bachata en Kingston”, título evidente para saber con qué sonidos nos encontraríamos. Las diferentes influencias de Vicente y la forma en cómo las plasma y transmite en sus canciones es algo de agradecer y esperemos que nos siga sorprendiendo.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, personas en el escenario y personas tocando instrumentos musicales

“Mal de Amore” nos traería el desamor en su estado más intenso y “La Tambora” un homenaje hablándonos sobre Ángel Miró Andújar “Catarey”, que fue un destacado percusionista miembro del grupo 440 de Juan Luis Guerra. Seguiría “Merengue de Enramada” tema fusionado con rumba africana y guitarra eléctrica, “El Reperpero” y su inconfundible accordeon, “Zafra Negra” y “Pa Nuevayor” cantado a capella.

Llegó la parte final de la noche y empezó con todo: “Loma de Cayenas” hecho con Juan Luis Guerra y compuesto por Vicente, hizo el momento más alegre y bailable de la noche. Nadie era ajeno al movimiento.“Magüá” duplicó la apuesta y aceleró aún más los cuerpos de todos.

Ahora sí, llegaría la tranquilidad con uno de los momentos más coreados de la noche: “Carmesí” pero donde todos perdieron la voz fue en “Mi Balcón” que hizo retumbar todo el local.


El dominicano se dió un tiempo para abrazar y darle un beso a una chica del público que cumplía años ese día. Luego de saludar y agradecer a todo el público por la tan calurosa noche se apagaron las luces y se juntó a la banda formando un pequeño círculo y entonaron la última canción: “Murió con Flores”.

Con este cierre solo puedo decir que “las penas y los dolores murieron…” con la entrega y corazón que puso Vicente y compañía en el escenario.

Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad