Nuestras Redes Sociales

Entretenimiento

¿Con o sin resaca? ¡Tú decides cómo disfrutar de las fiestas!

Publicado

el

Para muchos, las fiestas de fin de año ya empezaron, y lo están celebrando con la clase de diversión que viene en botella. Sin embargo, entre querer cuidar la línea para el verano, o evitar posibles incidentes que nos conviertan en el hazmerreír de la fiesta de la oficina, quizá te interesen estos tips para disfrutar de las bebidas alcohólicas de la mejor manera posible.

Cuenta las calorías

Cada gramo de etanol, el tipo de alcohol presente en las bebidas, tiene en promedio 7 calorías. A mayor grado de alcohol, mayor es el aporte energético, así que, por ejemplo: una cerveza artesanal con 8% de ABV (porcentaje de alcohol), tiene muchas más calorías que una cerveza ligera con 2.2% de ABV. Recuerda que también de acuerdo a la proporción de azúcar, las calorías varían. Una copa (147 ml) de Riesling (uva blanca) o de Cabernet Sauvignon (uva roja) tiene 160 calorías, pero un vino dulce o fortificado como el oporto tiene 213 calorías.

El principal enemigo es la deshidratación

El alcohol es una sustancia diurética, es decir, hace que el cuerpo elimine los líquidos. El problema está en que cuando el cuerpo no está lo suficientemente hidratado, el agua que elimina es la que está en los tejidos. Por ejemplo, dado que el cerebro está compuesto por 73% de agua, cuando nos duele la cabeza después de haber bebido alcohol, es porque nuestro cerebro está pidiendo a gritos que lo hidratemos. Por otro lado, el agua regula la cantidad de sangre en el cuerpo, así que cuando estamos deshidratados, la presión sanguínea baja, y por eso nos sentimos cansados.

Ten mucho cuidado con la sal

¿Quién no disfruta de acompañar una cerveza helada algún piqueo crujiente y salado? Es una deliciosa combinación, pero de la que no debemos abusar. La sal es otra sustancia diurética, así que también nos deshidratará si la consumimos en exceso. Para ello, puedes pedir que a tus tragos no les pongan sal en el borde del vaso, por ejemplo.

El agua es tu mejor aliado

Con todo lo que te hemos contado, es evidente que lo mejor que puedes hacer cuando vas a tomar alcohol, es andar con una botella de agua al lado. Lo ideal es que tengas la costumbre de beber agua a lo largo del día, pero por lo menos asegúrate de estar bien hidratado antes de salir a rumbear. También puedes hidratarte con frutas como sandíamelón, fresas y blueberries.

No te olvides de los electrolitos

Cuando eliminamos agua, también estamos expulsando electrolitos, que son importantes minerales para el funcionamiento del cuerpo. Alimentos como el plátano, quinua, palta, camote, melón, fresa y blueberries, son ricos en minerales como sodio, potasio, manganeso, magnesio, calcio y cloro, por lo que podrías incorporarlos a tu dieta o comerlos antes de salir.

Evita las bebidas oscuras

Los destilados como el gin, vodka, tequila blanco o pisco son bebidas que no contienen congéneres, sustancias que surgen naturalmente durante el proceso de fermentación e irritan los vasos sanguíneos y el tejido cerebral. En algunas personas particularmente sensibles, los congéneres pueden empeorar la resaca, así que si no estás seguro de tu capacidad de resistencia, es mejor que no elijas bebidas oscuras como el vino tinto, brandy, ron oscuro o whisky.

Sé creativo con los ingredientes

Si puedes armar tus propios tragos, en lugar de recurrir a la gaseosa o jugos de fruta procesados, intenta darle sabor a tus bebidas con frutas frescas. Por ejemplo, podrías disfrutar de una copa de gin con hielo, rodajas de pepino, naranja, limón o fresa en rodajas y completar con agua con gas helada, en reemplazo del agua tónica que ya viene endulzada. De esta manera, reduces el aporte calórico al evitar esos azúcares extra. También experimenta con los licores infusionados con especias o frutas, que ya tienen mucho sabor y a lo mucho solo necesitan unos cubos de hielo o gotas de limón para desplegar todos sus aromas.

Publicidad

Grasas al rescate

Consumir grasas antes de empezar a beber evitará que el trago se te suba muy rápido a la cabeza. ¿La razón? Estas sustancias se demoran mucho más en digerir que las proteínas o los carbohidratos, por lo tanto, si las ingieres antes de beber, disminuirán la velocidad con la que el alcohol es absorbido por la sangre. Las opciones más saludables son alimentos como la palta, pescados altos en omega-3, aceite de oliva o frutos secos (sin sal).

Panza llena, hígado contento

Comer bien hasta estar satisfecho evitará que te atiborres de piqueos para saciar el hambre, y reducirá el impacto de la metabolización del alcohol en tu hígado. Busca que la comida que ingieras antes de la fiesta incluya proteínas (huevos, pescado, pollo o pavo), fibra (avena, quinua, y vegetales como el brócoli, espárragos y betarraga) y las ya mencionadas grasas saludables.

 

Luego de toda esta información, esperamos que estés más que preparado para divertirte durante las fiestas sin morir en el intento. ¡Felices celebraciones!

 

Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad
\n

\nмгновенные займы на карту\nвзять кредит онлайн\n

Publicidad